e-mail  -    mariaargelia@hotmail.com
Copyright © 2010 María Argelia Vizcaíno

Opiniones sobre este trabajo
pueden ser enviadas
escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com
Sección constantemente en
progreso, visítela próximamente
Otros diccionarios y notas de
importancia
ESPERE UN
POCO A QUE
TERMINE DE
CARGAR
Interesados en promover su negocio,
sus trabajos artísticos, obras, libros o
producciones discográficas, escriban
a

rvizdesigner@yahoo.com

Para información extra llamar al
(561) 758-4316
Gaspar Pumarejo, el olvidado y vilipendiado

Algo más de la radio y TV en Cuba

Por María Argelia Vizcaíno



                               Parte I de III

En el mes de mayo de 2011, en el Semanario Acción donde laboro y colaboro, leí que
el colega Max Lucena al escribir sobre la historia de la TV en Puerto Rico se le olvidó
mencionar a Gaspar Pumarejo, que fue uno de los pilares más importantes en el
desarrollo de la TV en la Isla del Encanto.

Al buscar un poco más de información exacta de su participación en los medios de
comunicaciones me doy cuenta que Gaspar Pumarejo no solo fue olvidado por Max
Lucena, también por muchos otros que para colmo, le han cambiado la historia.

He tenido que llenarme de paciencia y calmar mi disgusto ante tanta infamia
encontrada y empezar a tratar de buscar las mejores fuentes que puedan brindarnos
una historia más confiable.

Entre las fuentes consultadas de autores buenos y malos tenemos:

1.- Entrevista a Enrique Artalejo, quien conoció a Gaspar Pumarejo desde que era
un niño, porque trabajó con su tío
Arturo Artalejo. Muy amablemente me ha aclarado
muchas dudas.
2.- Entrevista al
General Francisco Tabernilla “Silito”, quien fuera el secretario
personal de Fulgencio Batista en 1949, y nos informa lo que conoce sobre la supuesta
relación de Batista con Pumarejo.
3.- Libro "Palabras esperadas" de
Gabriel Taborda donde entrevista al general
Francisco H. Tabernilla.
4.- Libro Del Areyto a la Nueva Trova.  
Dr. Cristóbal Díaz Ayala.
5.- Artículo de Agustín Tamargo sobre Pumarejo publicado en El Nuevo Herald.
6.- Libros:cinco tomos de Vida y Milagros de la Farándula en Cuba, de
Rosendo
Rosell.
7.- Libro: Yo me acuerdo de José Pardo Llada.
8.- Libro: Apuntes para la historia de
Enrique C. Betancourt.
9.- El libro de oro de la Televisión, 1953 (gracias a la cortesía de www.elguije.com).
10.- Sección “Oyendo Radio” por
Espinet Borges como aparece en la revista
Carteles, edición que circuló el 11 de mayo de 1952.
11.- Enciclopedia de Historia y Cultura Caribeñas (EnCaribe)
www.walterlippmann.com/docs1117.html
12.-
Ciro Biachi, artículo “TV en Cuba: Anécdotas sobre los inicios de la televisión en
Cuba”, publicado en Juventud Rebelde el 31 de diciembre de 2006 www.
juventudrebelde.cu/lectura/2006-12-31/tv-en-cuba/:
13.-
Mayra Cué: Televisoras por toda Cuba. 29 de mayo,  2010. Fuente: CUBARTE.
www.cubarte.cult.cu/periodico/opinion/15001/15001.html y “El vernáculo en el primer
canal cubano: UNION RADIO TV (Canal 4)” (I parte). 27 de agosto de 2004. Fuente:
CUBARTE www.cubarte.cult.cu/periodico/opinion/12098/12098.html
14.-
Ricardo González, artículo “El mundo es rectangular”.
15.-Entrevista al
Dr. Cristóbal Díaz Ayala.
16.- Letras personales de:  Lilliam Castañeda, esposa del distinguido periodista
Carlos Castañeda, quien es mencionado por algunos “historiadores” al escribir sobre
Gaspar Pumarejo.
17.-  Artículo: Boricuas para la historia de
Miguel López Ortiz. www.kooltouractiva.
com/kooltouractiva/art/boricuas-para-la-historia/102-gaspar-pumarejo-such.html
18.-
Ismael Lorenzo, artículo “Un Don Quijote de la pintura” publicado www.
creatividadinternacional.com/profiles/blogs/ensayos-resenas-y-articulos
19.- Periodista independiente
Luis Cino “LEZAMA SEGúN CIRO BIANCHi”, publicado
en www.primaveradigital.org/websitepublisher//articles/322/1/LEZAMA-SEGUN-CIRO-
BIANCHI/Page1.html  y en www.cubanet.org/CNews/y09/diciember/28_C_4.html
20.-
Eduardo Mora Basart, artículo titulado “La época de las perplejidades...”; y
publicado en www.envivo.icrt.cu/memorias/206-apuntes-para-una-historia-del-canal-2,
página también controlada por el gobierno castrista.
21.- Libro ”62 años de historia” del Dr. Lincoln Rodón”, quien fue presidente de la
Cámara de Representantes de Cuba.

Para rehacer toda esta historia comenzaremos a decir para quienes no lo
conozcan que Gaspar Pumarejo es el artífice de la televisión en Cuba y en
Iberoamérica.
Datos sobre Pumarejo
Del libro de oro de la Televisión (9), 1953 (gracias a la cortesía de www.elguije.com):  “Gaspar Pumarejo. Bien conocido de todos
en el ambiente artístico por sus éxitos. Fue el primero que implantó en Cuba la televisión. A su acome¬timiento se debe que los
cubanos hayamos disfrutado este invento maravi¬lloso. Retirado de esas labores y después de un viaje por Europa reinició esos
éxitos como animador y creador de ESCUELA DE TELEVISION el programa éxito del año 1953. Ha sido seleccionado por nosotros
como el más destacado animador de TV en 1953. Codazo de Oro.”

Más sobre Pumarejo
Se destacó como locutor, empresario y productor de radio y televisión. Igualmente, como descubridor y mentor de numerosos
artistas. El artículo “Boricuas para la historia” de
Miguel López Ortiz (17) publicado en su web  www.kooltouractiva.com, quizás
sea hasta el momento la que mejor biografía contiene sobre Gaspar Pumarejo, el mismo es venerado por su enorme
trascendencia en la historia de los medios electrónicos de comunicación, no sólo en Cuba, sino en toda Latinoamérica.

Gaspar Pumarejo Such (17)
La personalidad que ahora nos ocupa, Gaspar Pumarejo (n. en Santander, España, noviembre 8, 1912 – m. en San Juan, Puerto
Rico, marzo 25, 1975), es venerado por su enorme trascendencia en la historia de los medios electrónicos de comunicación, no
sólo en Cuba, sino en toda Latinoamérica. Se destacó como locutor, empresario y productor de radio y televisión. Igualmente,
como descubridor y mentor de numerosos artistas. Llegó a La Habana con su familia siendo muy niño.
Tras concluir sus grados académicos regulares, a los 17 años comenzó a trabajar en la
Tienda Viuda de Humara y Lastra, que
era la más importante distribuidora de vitrolas, radios y discos en la Antilla Mayor. En 1932 tomó una licencia de tres meses en
aquel empleo para probar suerte en la locución comercial – actividad por la cual se sentía muy atraído –, pues logró que
Miguel
Gabriel Juri y Ángel Cambó Ruiz
, propietarios de la CMQ, le brindaran una oportunidad como tal en dicha emisora, que
mantenía sus estudios en la Calle 25 de la barriada Vedado.
Su primera experiencia fue animando un programa patrocinado por La Casa de las Medias, negocio situado en la Calle Águila
Núm. 23, que también pertenecía a los dueños de la emisora. Más adelante, cuando la CMQ trasladó sus estudios a la esquina
entre las calles Monte y Prado, le encomendaron la animación de La Cadena Crusellas.
Se trataba de un programa de
variedades auspiciado por la firma jabonera Crusellas
, cuyo nombre respondía al hecho de que, a pesar de originarse aquí,
también se emitía a través de otras estaciones, incluso competidoras. Además, en CMQ se desempeñó, muy exitosamente, como
vendedor de anuncios.
Demás está decir que Gaspar Pumarejo jamás retornó a su empleo en la Tienda Viuda de Humara y Lastra. Pero, hacia 1935
esta empresa pasó a ser su socia en la materialización de la COCH – o Unión Radio –, con estudios en la Calle Prado Núm. 107.
Gracias a su admirable espíritu de trabajo y visión comercial, una década más tarde aquella emisora se habría convertido en una
poderosa cadena, contando con plantas filiales en Santa Clara, Sancti Spiritus y Sagua La Grande (Las Villas); Camagüey, Ciego
de Ávila y todos los municipios de la provincia de Oriente.
Sin embargo, su ambición no tenía límites. Y, exactamente el 24 de octubre de 1950 vio culminado el más grande y trascendental
sueño de su vida: la inauguración de CMBF / Canal 4 – o Unión Radio TV – que, no sólo fue la primera estación televisora de
Cuba, sino también apenas la segunda de Latinoamérica – antecedida por XHTV / Canal 4, de Ciudad de México, que inició sus
transmisiones apenas dos meses antes (agosto 31) – y una de las primeras del mundo. Esta planta instituyó noticiarios y
espacios musicales que disfrutaron de inmensa sintonía. También, el histórico Club del Hogar, a través del cual sorteaba casas y
valiosos regalos, sobre todo, durante la semana correspondiente al Día de las Madres. Muy curiosamente, de manera paralela,
desde 1953 desempeñó también un cargo ejecutivo en CMQ TV / Canal 6.
El 24 de febrero de 1957, en el Estadio El Cerro, presentó un histórico espectáculo que denominó 50 años de música cubana,
mismo que televisó en el horario que ocupaba El Club del Hogar y a través del Circuito CMQ TV. Para este evento contrató a los
más famosos artistas cubanos residentes en el extranjero, la mayoría de los cuales llevaban largos años ausentes de su patria.
Fueron ellos (desde España): Antonio Machín – única vez que regresó a Cuba, tras nueve años de residencia en Nueva York
(1930-1939) y 17 en Madrid (desde 1939) –, Raúl del Castillo, Manuel Aznar, Marino Barreto López, Rafael Guillén, Hilda de
Carlo, Zenaida Manfugás, Miguel Portillo y Antonio García Robleda. Desde París: Rudy Castell, Rogelio Barba, Emilio Boza,
Humberto Cobo, Guillermo Fellove, Luis Godoy, Cirilo Alfonso Horta, Aldo Jova, Leopoldo Junco, José Quintín Banderas, Antonio
Picallo, Filiberto Rico y Rafael Ruiz. Desde Londres: Marino Barreto. Desde Estados Unidos: Freddy Alonso, Eugenio Arango,
Mario Bauzá, Graciela, Machito, Carmelina Delfín, Tony Escolles, Germán LeBatard, Lázaro Quintero, Arsenio Rodríguez, Anselmo
Sacasas, José «Chombo» Silva, Gilberto Supervielle, René Touzet, Miguelito Valdés y Vicentico Valdés. Desde México: Nina
Cassola, Francisco «El Gran» Fellove, Silvestre Méndez, Everardo Ordaz, Miguel Ángel Pazos, María Antonieta Pons, Pedro Luis
Santos Carbó, Ninón Sevilla, y Gilberto Urquiza. Desde Venezuela: Kiko Mendive y Manolo Monterrey.
Pero la aportación de este personaje legendario, incansable e irrepetible al medio televisivo cubano llegó mucho más lejos:
en
sociedad con la RCA Victor, el 24 de febrero de 1958 inauguró CMVF TV / Canal 12, que fue la primera televisora
latinoamericana con programación a color.
Tan sólo Estados Unidos, Inglaterra y Japón le antecedieron en la implantación de
tal tecnología. Con este precedente, Cuba se adelantó por más de una década a la mayoría de los países latinoamericanos e,
incluso, por quince años, a España.
Desafortunadamente, Gaspar Pumarejo fue uno de los primeros empresarios desposeídos de los frutos de su esfuerzo a raíz del
“triunfo” de la Revolución Cubana. Sin embargo, su espíritu de lucha no se amilanó. Tomó la ruta del Exilio y, luego de una breve
estadía en Miami, Florida (EE.UU), se estableció en San Juan, Puerto Rico, en 1960. Aquí fundó la empresa productora Antillana
de Televisión y el Estudio Teatro Rafael Hernández, localizado en la Avenida Fernández Juncos, a las alturas de la santurcina
Parada 17. Pronto encontró cabida en WAPA TV / Canal 4, donde instituyó El show de Pumarejo, que iba al aire de lunes a
viernes de 5:00 a 6:00 de la tarde y, enmarcado en un concepto más formal, los martes y sábados, de 9:00 a 10:00 de la noche.
Desde este espacio impulsó las carreras de varios artistas boricuas que alcanzarían la fama. Carmita Jiménez y Chucho Avellanet,
entre ellos.
Luego (1964-1966) llevó su programa a Guatemala y Venezuela. Finalmente, lo plantó en WNJU TV / Canal 47, de Nueva York.
En 1969 regresó a WAPA TV en San Juan. Esta vez creó otro espacio estelar: Viernes de gala (8:00 a 9:00 PM). Velda González
era su anfitriona y Moncho Usera su director musical. Su ciclo culminó en 1971. Más tarde, en la misma televisora, produjo una
serie de teleteatros sobre historias de la escritora méxico-cubana Caridad Bravo Adams en la que actores boricuas compartían
con las más estelares figuras del cine mexicano. Para entonces, ya se encontraba muy enfermo de cáncer.
Falleció en San Juan, el 25 de marzo de 1975. Fue sepultado en el Puerto Rico Memorial Park, en Isla Verde, Carolina.
Hasta aquí este justo homenaje que le ofrece el pueblo de Puerto Rico, país que tanto amó a Gaspar
Pumarejo y que el mismo le diera tanto, que hasta quiso ser enterrado allí por no poder regresar a su Cuba
libre. También en la televisión de Puerto Rico se llevó a efecto un merecido homenaje a raíz del deceso de
Pumarejo y que vemos gracias a la cortesía de en youtube.
¿Fulgencio Batista dueño del canal de TV de Pumarejo?
Empecé a indagar sobre Gaspar Pumarejo, y mi mayor sorpresa fue encontrar en la wikipedia esta nota que jamás había
escuchado sobre Fulgencio Batista como socio.

“Pumarejo fue un empresario audaz pero de poca constancia y con limitaciones económicas. Una de las estrategias
implementadas para ganar dinero fue el espacio televisivo Hogar Club, del cual era propietario único. Esta era una modalidad de
banco de capitalización y ahorro en forma de agencia, donde los suscriptores abonaban una cuota mensual que les atribuía el
derecho para la construcción de casas. El procedimiento consistía en un sorteo televisado, conducido por él, que alcanzó
elevados niveles de audiencia. No obstante, las dificultades financieras le obligaron a deshacerse de Unión Radio Televisión en
1951. Ese mismo año también vendió sus acciones de la Cadena Azul de Cuba a Fulgencio Batista, por un precio de veinticinco
mil pesos. A partir de ese momento, se dedicó a arrendar espacios en el Canal 2. Otro de sus programas más populares fue
Escuela de Televisión S.A., que además trasmitía por Telemundo. Envolviéndose en el manto de la asistencia social y la
preocupación por los menos favorecidos, Pumarejo lograba despertar la simpatía de la audiencia. Esta aureola le sirvió para
agenciarse un lugar en la política. En las elecciones de 1950 obtuvo, con récord de votación, un cargo de representante”.

Además agrega:
 El 19 de marzo de 1958, cuando inauguró el Canal 12, Pumarejo cumplió con un nuevo desafío: introducir la televisión en
colores en la Isla. Para esta empresa recibió financiamiento y apoyo oficial de Fulgencio Batista, interesado en impulsar a los
competidores de sus enemigos, los hermanos Mestre. Según se sabe, aunque Pumarejo aparecía como dueño de la nueva
televisora, el verdadero propietario era el entonces Presidente. Con la realización de este empeño, Pumarejo se adelantó
nuevamente a su tenaz y mejor respaldado competidor, Goar Mestre. De paso, Cuba fue el primer país de Latinoamérica, y el
segundo en el mundo, después de Estados Unidos, en introducir la televisión a color.
FUENTE: Enciclopedia de Historia y Cultura
Caribeñas (EnCaribe)
www.walterlippmann.com/docs1117.html
Más mentiras sobre Gaspar Pumarejo:
   
1-Según
Ciro Bianchi en su artículo “TV en Cuba: Anécdotas sobre los inicios de la televisión en Cuba”, publicado en Juventud
Rebelde el 31 de diciembre de 2006
www.juventudrebelde.cu/lectura/2006-12-31/tv-en-cuba/: “Pumarejo era un empresario
audaz y arriesgado. Dicen los que lo trataron que tenía pocas ideas propias, pero era capaz de apropiarse de la iniciativa ajena y
hacerla mejor. Tenía defectos en su contra: era poco constante y carecía casi por completo de sentido de la organización.
Además, disponía de poco dinero. No tardaría mucho en deshacerse de Unión Radio. Pero resurgió al arrendar espacios en el
Canal 2: la ya mencionada Escuela de Televisión, en horas de la noche, y, por las tardes, Hogar Club, «una modalidad de banco
de capitalización y ahorro en forma de agencia de sorteos», que llegó a contar con 102 000 socias pagando la cuota mensual de
un peso.
Se empeñó en traer a la Isla la televisión en colores y en 1957 inauguró en efecto el Canal 12, del que aparecía
como dueño cuando el verdadero propietario era Fulgencio Batista, a quien Pumarejo vendió también sus acciones en la Cadena
Azul de radio.”

ACLARACIÓN: No se inauguró la televisión en colores en 1957, sino en 1958, entre otras mentiras de Bianchi, como
la infamia de atestiguar que Pumarejo no tenía ideas propias, cuando los que lo conocieron cercanamente lo que más
admiraron fue su capacidad creativa.

2.- La investigadora Mayra Cué, a la que he recomendado en otras ocasiones por sus trabajos que me parecían serios y
veraces, ha escrito:
a) Con el tiempo, el Canal 4, ya en manos de otros dueños y el Canal 2, Telemundo, establecieron sus propias cadenas a las
cuales al igual que su predecesora, denominaron nacional, aunque solo cubrían algunas de las ciudades más importantes fuera
de La Habana.
www.cubarte.cult.cu/periodico/opinion/15001/15001.html
Televisoras por toda Cuba. Por: Mayra Cue Sierra Fecha: 2010-05-29 Fuente: CUBARTE.

b)
El Canal 4, como empresa operadora de un canal de Televisión (estructura de producción, realización, programación y
transmisión de programas) fue la más inestable de los canales comerciales cubanos de la primera década, por su traspaso
continuo a nuevos dueños y empresas. El aliento supremo que permitió a Gaspar Pumarejo y a su empresa UNION RADIO TV, la
fundación de la Televisión en Cuba en Octubre de 1950, ya expiraba a menos de un año y provocó su venta a mediados de 1951
a Manolo Alonso, destacado productor cinematográfico cubano y realizador de los noticieros cinematográficos América, Nacional
(fundados estos dos en 1935), El País y Royal News. (…)Posteriormente el Canal 4 fue vendido a Amadeo Barletta, propietario
del Canal 2, TELEMUNDO. Este proceso generó en la recién estrenada planta televisiva la asimilación de programas del Canal 4
y la creación de nuevos proyectos.
El Vernáculo en el primer canal cubano: UNION RADIO TV (Canal 4) (I parte) Por: Mayra Cue Sierra Fecha: 2004-08-27 Fuente:
CUBARTE
www.cubarte.cult.cu/periodico/opinion/12098/12098.html

3.-Penosamente el admirado escritor y poeta William Navarrete pone en su blog el 26 de diciembre de 2007, algo que no le
consta, que sacó del libro
“Los propietarios de Cuba” de Guillermo Jiménez, Edición Ciencias Sociales, La Habana,
2007.
O sea, editado en Cuba totalitaria, donde no se puede confiar sus fuentes porque todos sabemos quién manda a publicar
en Cuba desde 1959. En la sección que dice Batista gran propietario leemos:
Prensa y radio
"Propietario del periódico vespertino "Alerta", cuyas acciones estaban a nombre de la Compañía Inmobiliaria Rocar SA y
aparentaban ser de Ramón Vasconcelos Maragliano y de Ramón Santé Niebla.
Propietario del Canal 12 SA, un canal de TV
con estudios en Prado n° 20 y oficina en Virtudes n° 312 que trasmitía en colores durante 20 horas diarias mediante su
planta Telecolor, sita en Ave. 49 n° 2806, Marianao. Gaspar Pumarejo aparecía como su propietario y utilizaba de
intermediario al Dr. Ramiro López Mendoza
, su médico personal. Propietario de Gente SA, del semanario "Gente". Propietario
de 300 000 pesos en acciones de la Compañía Editorial Mediodía SA. Propietario de las varias radioemisoras: RHC Cadena Azul
de Cuba SA, a nombre de Radio Repórter SA, donde aparecían como testaferros Manuel Pérez Benitoa y Andrés Domingo
Morales del Castillo. Propietario de 326 000 pesos en acciones de Radio Siboney SA. Propietario de la Cadena Oriental de Radio
SA, en sociedad con Agustín Mederos Fernández, Guillermo Henríquez Rosell, Bernardo Vega Dosal, José A. Vivó Hdez. y el
contratista Alberto Vadía Mena. Propietario del Circuito Nacional Cubano, una radiodifusora ubicada en calle O n° 216, Vedado,
de la que poseía 247 000 pesos en acciones extendidas el 21 de febrero de 1955 a nombre de Antonio Pérez Benitoa.
Propietario de Unión Radio".
http://cubalpairo.blogspot.com/2007_12_01_archive.html

ACLARACIÓN: ¿Quién es Guillermo Jiménez?
Nació en La Habana, en 1936. Fue fundador del Directorio Revolucionario y Comandante del Ejército Rebelde. Creo
que es suficiente para darnos cuenta a quién está sirviendo su “investigación”.Todo esto me dejó sin habla. Yo
siempre he dudado de todo lo que escriben los comunistas, pero no me imaginé que fueran tan estercoleros con
personas que nada tuvieron que ver con la política, manejando a su antojo la vida de una persona solamente por
envidia o por órdenes de quienes lo envidiaban. Ya verán por qué no son confiables algunas de estas fuentes.
¿Quién es Ciro Bianchi y por qué está diciendo estas cosas de mí?
Por Guillermo Cabrera Infante
Diciembre 1994, Nacionalismo periférico. http://letraslibres.com/pdf/4452.pdf

"La revista Proceso ha publicado una entrevista con un tal Ciro Bianchi en que me alude y me taca pero ¿quién es Ciro Bianchi?
Nunca vi mentado su nombre en Cuba ni en el exilio, No está en el Diccionario de la Literatura Cubana, ni siquiera entre sus
camaradas compiladores. No aparece ni literal ni literariamente, por ninguna parte. Ahora se proclama albacea literario de José
Lezama Lima y se describe como un Eckermann para el Goethe de Lezama. Pero viviendo en Cuba comunista, más que escribir
lo que hace es rescribir la biografía del poeta.”

Además de que Cabrera Infante lo acusa categóricamente de mentiroso, le dice que “canta un solo son y es un sonsonete”, lo
que en buen cubano significa que sólo sabe escribir a favor del régimen y repetitivo, que cansa.
Miente Ciro Bianchi Ross y al declarar sin pruebas:
•Cabrera Infante y Heberto Padilla fueron los más encarnizados fiscales de Lezama Lima”. Nuestro Premio Cervantes barre el piso
con Bianchi, así que los interesados en saber todo pueden no dejen de leerlo.
Yo creo lo mismo que Cabrera Infante: O Ciro es cero en cultura cubana y habla de lo que no sabe o dice mentiras, siguiendo a
Goebbels, cada vez más grandes para que se crean mejor. Tiendo a pensar que es las dos cosas.
Y con una gran clarividencia escribió al final del largo pero enjundioso artículo:
“¿Por qué esta acusación que sería ridícula si no
fuera malévola de plattista (con dos tes) en fecha tan tardía? No he vivido nunca en Estados Unidos, soy ciudadano inglés y visito
Miami mucho menos que muchos funcionarios cubanos –sobre todo si pertenece al aparato de propaganda de Castro. Si se fijan
bien se pueden ver en Flagler Street directores, escritores, y actores del ICAIC paseando por los mercados como flores del mal o
comiendo comida cubana en la Sagüesera que hace poco rimaban con gusanera, que es como llama Castro a Miami. Se trata de
una operación de descrédito contra mi – pero no puedo decir ante quien”.

Ese Cabrera Infante cada día más actual y genial. Que claridad, que comprobé el 25 de mayo de 2011, cuando leí un artículo
titulado
“Adiós al rey de las Guayaberas” de Ivette Leyva Martínez:  “Este año, Puig donó una de sus guayaberas al
conocido periodista cubano Ciro Bianchi Ross y su esposa Mayra Gómez, artífices del Proyecto de Reanimación Cultural La
Guayabera, que busca rescatar la tradición cubana y crear un museo de la prenda en Sancti Spíritus. Bianchi habló con él en
Miami, posiblemente en la que fue la última entrevista que haya concedido el empresario”.
Ciro Bianchi se llevó una de las mejores guayaberas que haya tenido en su vida y de gratis elaborada por un “gusano” exitoso. Y
como Bianchi andan por Miami como aves de rapiña todos los rufianes que trabajan para hacer propaganda al régimen genocida
de los Castro y que tanto odian a los que vivimos en libertad.

Algo más sobre el periodista Ciro Bianchi
1) El periodista independiente Luis Cino ha escrito “LEZAMA SEGÚN CIRO BIANCHI” y publicado en www.
primaveradigital.org/websitepublisher//articles/322/1/LEZAMA-SEGUN-CIRO-BIANCHI/Page1.html
y en www.
cubanet.org/CNews/y09/diciember/28_C_4.html  donde se refiere a unas crónicas que Ciro Bianchi Ross publicó
en el periódico castrista Juventud Rebelde dividida en tres números dominicales, llena de mentiras:
“Ahora resulta que
según Bianchi, los grandes culpables de los infortunios de Lezama bajo el reinado revolucionario fueron nada
menos que Guillermo Cabrera Infante, Carlos Franqui y Heberto Padilla, por sus ataques al grupo Orígenes desde
las páginas de Lunes de Revolución. Para 1965, Cabrera Infante y Franqui ya no estaban en Cuba, pero lo peor
para Lezama aún estaba por venir. Fue precisamente la concesión del Premio UNEAC de 1968 al poemario Fuera
del juego de Padilla por un jurado del que Lezama formaba parte, lo que le acarreó los mayores problemas. Los
comisarios consideraron el libro “contrarrevolucionario”, creyeron pertinente publicarlo con un prólogo-coletilla
vitriólico y recogerlo casi inmediatamente.”

Y aclara que “Las conmovedoras cartas que durante 15 años escribió Lezama a Eloísa pintan un panorama bien
distinto al que refiere Ciro Bianchi”.
Refiriéndose al libro que publicara en  Miami la Dra. Eloísa Lezama Lima, donde
de puño y letra del famoso autor cubano  que
“están entre los más patéticos testimonios de las secuelas del
totalitarismo verde olivo en el alma de un individuo. Pero Ciro Bianchi se siente obligado a aclarar que Lezama no
fue nunca un enemigo de la revolución”.

En este artículo nos damos cuenta como Bianchi trata de tergiversar la historia a su conveniencia o conveniencia del
régimen totalitario, al que sirve fielmente.
“El colmo de la desvergüenza es cuando Bianchi dice no estar seguro de que a Lezama le hubieran negado de
manera continuada e invariable el permiso para viajar al extranjero” (…) Así, en esta cómoda versión de Ciro
Bianchi, Lezama era víctima de sus manías, no viajó porque le temía a los aviones y se condenó a la condición de
“peregrino inmóvil para siempre” porque le dio la gana. ¡Por favor!”
Y finaliza Luis Cino su estupendo artículo: “Siempre pensé que Ciro Bianchi Ross, además de buen periodista, era
una persona seria. Parece que me equivoqué”.

2) Ismael Lorenzo, artículo “Un Don Quijote de la pintura”, publicado www.
creatividadinternacional.com/profiles/blogs/ensayos-resenas-y-articulos
"Un poco antes, creo que fue por el año ‘77, me había reencontrado con el Dr. Bianchi, que en realidad no era doctor ni nada por
el estilo, otro de los participantes de aquellas tertulias a la intemperie en el muro del Hotel Nacional. El Dr. Banchi era un
magnífico narrador, pero abandonó la ficción para dedicarse al periodismo. El Dr. Banchi disfrutaba al mentir sin sonrojos. Me
cuentan que una vez en la revista en la que trabajaba como reportero, afirmaba tranquilo que había sido corresponsal en los
juicios de Nuremberg, como era calvo, bajito y de espejuelos gruesos, y parecía más viejo de lo que era, hubo quienes se lo
creyeron. En una reunión del consejo de redacción, el subdirector lo propuso como reportero para una asignación especial,
basándose en la experiencia del doctor como corresponsal de guerra en el juicio de Nuremberg. Hubo una risotada general, la
mayoría sabía que Banchi no había ni siquiera nacido en esa época.
"A finales de los años ‘70, el gobierno, necesitando los dólares de la comunidad en el exilio, permitió las visitas de la comunidad
en el exterior, a la que ya no se le llamaba “gusanos” y reabrió los permisos de salida de la isla. Para mí, como para Bellechasse,
Arenas y otros amigos, la esperanza de escapar de la isla volvió. En esa época a menudo visitaba al Dr. Banchi en su casa, como
era el responsable de vigilancia del Comité de Defensa de la cuadra, me sentía tranquilo allí. En aquellas visitas reíamos cuando
le leía fragmentos de La Hostería del Tesoro, que yo escribía en ese entonces, donde allá en Tombstone, en el viejo oeste, había
un Dr. Banchi especialista en ginecología y proctología. Hablábamos también de literatura, el doctor era un admirador y profundo
conocedor de la obra de Lezama Lima, a quien conocía personalmente. Lezama era un poeta a quien por su fama el gobierno
toleraba, a pesar del poco calor revolucionario en su poesía. Otra de las aficiones del Dr. Banchi, además de leer poesía, era
invitar jovencitas adictas al lesbio, que era activamente perseguido en la isla, y prestarles una habitación para su desahogo
sexual. Me decía que cuando escuchaba el silencio después de la acción, daba un toque rápido en la puerta de la habitación y
entraba con una bandeja llena de refrigerios, que brindaba a las desnudas participantes. En las reuniones del Comité de
Defensa, siempre pronunciaba enérgicos discursos contra la depravación moral del capitalismo. Cosa curiosa, aunque siempre se
rió del régimen, el Dr. Bianchi nunca abandonó la isla, hoy en día es un conocido periodista.

3) Ciro Bianchi escribió en “Amores lejanos”: ¿Y lo de Batista y Rosita? Lo cuenta la propia vedette en sus
memorias. El dictador cubano la acosó durante largo tiempo y cuando se hizo pública su relación con el actor Armando Bianchi, la
persecución se extendió a los dos. El asedio iba desde multas por insignificantes infracciones de tránsito y largas retenciones en
estaciones de policía hasta presiones por parte de agentes del servicio secreto y consejos de personas aparentemente ajenas al
asunto que instaban a la actriz y cantante “a portarse bien”. El hostigamiento subió de tono cuando Rosa, en 1957, se estableció
en España por motivos de trabajo. El gobierno cubano le prohibió entonces que sacara a su pequeña hija del país.
“Batista me hizo daño con eso, mucho daño”, dice ella en sus recuerdos.

De ser verdad este capricho de Batista, mantengo aún mis dudas de si el mismo era el dueño de la TV y radio en Cuba como
afirman
Jiménez-Ciro Bianchi- Mayra Cué ¿por qué no censurar a Armando Bianchi o a Rosita Fornés dentro de los medios de
comunicación de Cuba y dejarlos sin trabajo como hemos visto que se hizo después que los Castro se adueñaron de todo?
Ni los cinco tomos de
Rosendo Rosell de Vida y milagros de la farándula en Cuba, ni José Pardo Llada (que fue
antibatistiano) en su diccionario “Yo me acuerdo”, ni el periodista
Agustín Tamargo (tan antibatistiano como fue después
anticomunista), ni en “Apuntes para la historia” (Radio, televisión y la farándula de la Cuba del ayer) de
Enrique C. Betancourt,
ni el
Dr. Cristóbal Díaz Ayala en su libro Del Areyto a la Nueva Trova ni en su carta personal donde le pregunté directamente, ni
Enrique Artalejo en su carta personal, ninguno atestigua nada de Pumarejo como batistiano, o trabajando para Batista, mucho
menos que fuera el dictador-presidente el dueño legítimo y Pumarejo un presta nombre. Tampoco después de 1959 que Batista
huye y Pumarejo se exilia se les vio jamás juntos ni asociados, a cuenta del supuesto viejo “favor”.

Más mentiras desde la prensa controlada de Cuba
Otro que dice algunas falsedades muy fáciles de comprobar es Eduardo Mora Basart, que en el artículo titulado “La Época de
las Perplejidades...” y publicado en http://www.envivo.icrt.cu/memorias/206-apuntes-para-una-historia-del-canal-2, página también
controlada por el gobierno castrista, escribe:
“En medio de la conmoción (10 de marzo de 1952), Amado Alonso, vendió la Unión
Radio Televisión Canal 4 a la Ambar Motors. El millonario italiano representaba a Oldsmobile, Chevrolet y Cadillac. Mestre a la
Buick. Barletta juró desplazarlo en la venta de automóviles y el negocio de los medios de difusión masivos. El viejo zorro –fiel
exponente de la mafia junto al dueño del Sevilla Biltmore Amleto Battisti - subestimó al dueño de CMQ. Sin embargo, el 18 de
febrero de 1953 inscribió su nombre en la historia de la TV cubana al inaugurar en la intersección de las calles 23 y P
“Telemundo”.
ACLARACIÓN: ¿Sabe alguien quién es Amado Alonso dueño de Unión Radio Televisión Canal 4? Además en el
mismo artículo más adelante escribe otro disparate:
“La programación incluía las “Estampas infantiles de Chichí”.
Sanabria era su conductor y realizó también con Roblán el espacio de corte humorístico “En la calle y sin llavín”.
Una gran teleaudiencia alcanzó “El bar melódico” de
Mariano Fajé - renombrado compositor de la época”.
¿Sabe alguien quién es Mariano Fajé? Debió decir Osvaldo Farrés, además confunde nombres como Wayne Smith
con Earl Smith, y fechas cuando dice “Telemundo pudo transmitir el 6 de diciembre el discurso de Fidel desde el
Parque Leoncio Vidal frente al Gran Hotel de Santa Clara”, siendo la fecha correcta  el 6 de enero de 1959,  por lo que
un artículo con tantos disparates es imposible confiar.

¿Quién es Ciro Bianchi Ross?
Si conocemos que Ciro Bianchi acostumbra a mentir desde siempre, todo lo que diga, aunque sea alguna verdad
carece de credibilidad. Investigadores como él no tienen respeto de los lectores, ni de los estudiosos, ni de sus
colegas.

Sobre Ciro Bianchi escriben varios autores respetables que mencionan sus mentiras sobre otros temas.
Testimonio del general Francisco H. Tabernilla

También el general Francisco H. Tabernilla “Silito” quien fuera tan cercano a Batista nos escribe diciendo: “Desconozco toda
relación (de Pumarejo) con Batista. Jamás lo vi en Palacio o en Kuquine”.
(Refiriéndose a la residencia del presidente y a su
finca personal). Y el general Silito Tabernilla era alguien que tenía que saberlo, porque desde 1949 fue el secretario personal de
Batista, cuando el mismo fue elegido en ausencia en 1948 como senador de la república en representación del Partido Acción
Unitaria por la provincia de Las Villas.
[(3) Páginas 37 y 38 del libro “Palabras esperadas. Memorias de Francisco H. Tabernilla”
escrito por Gabriel E. Taborda].
Silito trabajaba  en ese entonces junto a Batista en sus asuntos personales desde la misma finca Kuquine, en Arroyo Arenas,
donde radicaba su despacho “una oficina muy bien montada”, desde las 8:30 a.m. hasta las 12 ó 1 de la madrugada. Allí también
se gestó el golpe de estado del 10 de marzo de 1952, faltando tan poco tiempo para las elecciones generales, siendo en ese
entonces Capitán del Ejército y ayudante presidencial. Treinta días después fue ascendido a comandante, después a teniente
coronel. Y fue jefe del despacho de la oficina del presidente en la ciudad Militar de Columbia hasta 1955, cuando fue ascendido a
coronel asumiendo el mando del Regimiento Mixto de Tanques, pasando en 1958 a general del Estado Mayor del Ejército Cubano
cuando fue nombrado Jefe de la División de Infantería de la Ciudad Militar de Columbia en sustitución del General Cantillo que fue
enviado como Jefe de Operaciones en la Sierra Maestra.
(3)
Para ser honestos Silito confiesa en la página 65 que no era de su competencia los negocios personales de Batista, pero sin
embargo menciona los principales negocios del mismo como su injerencia en las Obras Públicas que era Batista el que
adjudicaba personalmente todos los contratos cobrando un 35% por ciento de las comisiones a los contratistas;
“también están
muy bien documentados los negocios de Batista en el transporte público, en el de las aerolíneas, en el de periódicos, en el
de las emisoras de radio, mejor dicho, todo lo económicamente rentable de la nación.”
(página 65).
Lo que quiere demostrar es que Batista no ponía sus huevos en la misma canasta, y al mismo tiempo no era el dueño absoluto de
muchas de sus inversiones, y otras ni siquiera eran inversiones más bien era que recibía “una mordida” por permitir ciertos
negocios.
Historia de Cuba narrada por sus testigos
En el libro ”62 años de historia” del Dr. Lincoln Rodón”(21), quien fue presidente de la Cámara de Representantes de Cuba,
afirma que Batista produce el golpe de estado entre varias razones por su “calamitosa situación económica”, y explica que tuvo
que dividir sus bienes por el divorcio, que gastó mucho en sus campañas electorales primero para Senador y después para
presidente, más su segundo matrimonio, y agrego yo, el gasto en guardaespaldas, ya que algunos querían pasarle la cuenta,
aunque Prío como presidente le garantizó la seguridad. Por lo que Batista financieramente no pudo fundar la TV en Cuba, lo que
no negamos tampoco su posible participación como accionista en alguna emisora de radio y prensa escrita. Desde luego, años
después las cosas fueron muy distintas, desde su golpe de estado el 10 de marzo de 1952, pero es casi imposible que haya
puesto dinero para la fundación de la TV y mucho menos para la TV en colores.
Porque cuando Pumarejo funda la TV en colores en 1958, desde el año antes Batista estaba ocupado en asegurarse el poder,
además de las escaramuzas en la Sierra Maestra de los Castro y en el Escambray, el asalto al Palacio Presidencial fue una gran
muestra de valentía de jóvenes cubanos contra su gobierno que estaban dispuestos a todo; hubo una abortada expedición de
militares de la Federación Aérea Nacional que venía cargada de pertrechos desde la Florida en el yate Corinthia; por si fuera
poco un intento de golpe de estado en la estación naval de Cayo Loco en Cienfuegos con la anuencia de la CIA que le demostró
a Batista que sus propios militares y el gobierno de Estados Unidos no lo  querían, así que comenzó a preparar su última jugada,
una falsa elección presidencial para que saliera su candidato presidencial y sus senadores, y así engañar al gobierno de EE.UU.
para que le dieran la ayuda necesitada, que para colmo en marzo de 1958 le suspenden la venta de armas y le imponen un
embargo a las mismas.
(3)
El que sabe algo de política tiene que darse cuenta que todo eso era muy costoso, porque entre los gastos para propagandas
para la campaña de elecciones, se llevó a efecto la duplicación de boletas electorales en el más absoluto secreto, y el silencio
había que pagarlo. Pero también gastó en comprar el doble de papel y tintas oficiales para imprimir las boletas fraudulentas
(página 140 obra citada de Taborda). Además como buen inversor, estaba sacando su dinero del país preparando su posible
huída, como en realidad ocurrió, y que le permitió vivir cómodamente a él y su esposa el resto de su vida sin trabajar. En esos
años tan convulsionados políticamente (1957-58) el gobernante de Cuba, en ese momento dictador Fulgencio Batista, que
demostró que para enriquecerse fue muy astuto, no invertiría en un país que él se preparaba abandonar.
ACLARACIÓN: Aquí la mentira mayor es que la televisión en colores no se inauguró en Cuba el 19 de marzo de 1958,
sino el 24 de febrero de ese año, coincidiendo con el famoso “Grito de Baire”, que como fue tradicional en Cuba
escoger fechas patrias para el inicio de la radio (10 de octubre, “Grito de Yara”) y la televisión (24 de octubre, Día del
Periodista Cubano).
El presidente de Cuba Carlos Prío Socarrás mirando una cámara el día de la
inauguración de la TV, 24 de octubre de 1950.