ESTAMPAS DE CUBA POR MARIA ARGELIA VIZCAINO

El baile clásico cubano
e-mail  -    mariaargelia@hotmail.com
Un amable lector me escribe para saber cuál es el baile clásico cubano, porque ya le ha preguntado a muchos músicos
cubanos y le dan una información distinta y nada convincente. Me lo imagino, son muy pocos los músicos que saben
bailar bien.

De todas formas la mayoría de los cubanos no sabemos cuál es
nuestro baile clásico, como tampoco conocen
nuestro plato más autóctono, ni bailan el baile nacional.
Y esto lo afirmo conscientemente porque llevo años
investigando al respecto.

Primero tenemos que tener en cuenta a qué cosa se le llama
“clásico, ca”,  por eso consulto la www.rae.es, que es lo
más autorizado y entre sus varias acepciones tenemos que viene del latín classĭcus: 1. adj. Se dice del período de
tiempo de mayor plenitud de una cultura, de una civilización, etc. 2. adj. Dicho de un autor, de una obra, de un género,
etc.: Que pertenecen a dicho período. Apl. a un autor o a una obra, u. t. c. s. Un clásico del cine.3. adj. Dicho de un
autor o de una obra: Que se tiene por modelo digno de imitación en cualquier arte o ciencia. U. t. c. s. 4. adj.
Perteneciente o relativo al momento histórico de una ciencia, en el que se establecen teorías y modelos que son la base
de su desarrollo posterior. 5. adj. Perteneciente o relativo a la literatura o al arte de la Antigüedad griega y romana. U. t.
c. s. 6. adj. Dicho de la música y de otras artes relacionadas con ella: De tradición culta. 7. adj. Que no se aparta de lo
tradicional, de las reglas establecidas por la costumbre y el uso. Un traje de corte clásico. 8. adj. Típico, característico.
Actúa con el comportamiento clásico de un profesor. 9. m. Arg., Ur. y Ven. Competición hípica de importancia que se
celebra anualmente.

Creo que lo que el lector quiere decir, tiene que ver con las #7 y 8. Que es e
l baile que no se aparta de lo
tradicional,
de las reglas establecidas por la costumbre y el uso, como es el baile típico, característico.
No obstante, refrescando conocimientos les afirmo que
el plato autóctono cubano es el ajiaco criollo, que ya
hemos escrito su historia
www.mariaargeliavizcaino.com/c-Ajiaco.html . Y el Baile Nacional, es el danzón, que
también hemos documentado sus orígenes y el motivo por el que se escogió para representarnos como nación y sirvió a
los criollos para identificarse como independentistas
www.mariaargeliavizcaino.com/c-ElBaileNacionalDanzon.
html. Pero del baile clásico, aunque sí he escrito mucho, no ha sido fácil definirlo, especialmente por la controversia que
ha generado y toda la evolución y mala información que ha tenido  (
www.mariaargeliavizcaino.com/m-
Historiadeunmismobaile_SalsaoCasino.htm ).

Cuba ha dado tantos ritmos con sus bailes representativos, ha producido tantas orquestas creativas, cantantes,
coreógrafos y bailarines, sin embargo a muy pocos les ha preocupado estudiar o conocer cuál es nuestro baile clásico,
por supuesto, casi todos nuestros coreógrafos y bailarines sí lo saben, especialmente si se preocuparon por aprender,
pero algunos llamados “bailarines o bailadores”, que sólo saben mover los pies o el cuerpo sin que su mente se
atormente por saber de dónde salió lo que baila, son los que confunden.

Hoy cuento con la ayuda de la maravilla de la Internet, para también dar las pruebas desde cuando en Cuba se baila
casi de la misma manera. En este enlace
www.youtube.com/watch?v=wtX04FNpwbE  podemos ver como ya en 1938 en
nuestro país se bailaba el Son estilo “casino”, aunque no se le llamara así, que es muy parecido a lo que el mundo
conoció por “Salsa”,  así apreciamos a la destacada pareja de baile
Estela y René haciendo las piruetas y vueltas con
que nos hemos caracterizado. También vemos a los mismos bailarines en la película
"México Lindo" donde cantan
"Compay Gallo" de Antonio Fernández "Ñico Saquito", el Conjunto Hatuey que estaba integrado por Evelio Machín,
maracas y director, segunda voz; Oscar Velazco O’Farril "Florecita", trompeta; Armando Dulfo, guitarra y primera voz y
Francisco Repilado "Compay Segundo”, el tres.
www.youtube.com/watch?v=TxTbpU8wmws
Para los que no creen que nació en Cuba, diremos que un poco antes en 1929 se veían películas norteamericanas con
bailadores blancos bailando charlestón, que es entre parejas sueltas y a los de la raza negra bailando jazz entre parejas
entrelazadas (como en el vals y el fox trot) sin soltarse y sin piruetas, a lo sumo, la mujer se lucía mucho más y nunca el
hombre, como vemos en el baile cubano, de características machistas. Por lo que combinar la unidad de la pareja con
las vueltas no se había visto antes.

Así que el son se bailó en nuestra tierra desde mucho antes que en otros países que  lo vieron en esas películas tan
bien representados por
Elsa y René, lo que el excentricismo del mambo que era más comercial lo mismo las rumbas, lo
desplazaron del cine. Después vino el Chachachá, más lento y cadencioso, a lo que los bailadores le aplicaron un poco
las vueltas que se conocían del son y la guaracha, y lo mismo pasó con la Pachanga, aunque el golpe de tambora no
ayudaba para los complicados desplazamientos, hasta que finalmente el ritmo del son se impuso, con nuevos arreglos
"electrizados" y resurge como un ritmo revolucionario, que el bloqueo o el loqueo no permitió que nuestros artistas lo
dieran a conocer al mundo. Es cuando la demanda faltante de los ritmos cubanos en New York sugiere a los músicos
seguir explotándolos para sobrevivir entre bungalú, jazz, rock, pop y beat.

En Cuba, desde mediados de la década de 1950 se pusieron de moda las llamadas Ruedas de Casino, donde se baila
nuestro baile clásico en círculo, guiados por un "Líder", y se hacen figuras (vueltas) y cambios de parejas. Se puede
decir que es como una coreografía ya que todos los participantes deben conocer las vueltas y voces de mando de su
director o líder.

La mayoría de los que relatan su historia repiten que su origen es tomado de las Contradanzas francesas que en el
siglo XVIII estaban de moda y gustaban mucho en Cuba en los bailes de sociedad, transmitiéndose de generación en
generación, hasta que décadas después logran crear las Ruedas de Casino. Insisto que ese origen de la contradanza
es muy remoto, lo que sí es un hecho que las contradanzas influyen en el nacimiento de las compasas. A mi entender
las Ruedas de Casino nacen con el crecimiento económico de la República, donde cada vez se hacía más popular
celebrar la fiesta de quince años de una joven con el grupo de sus amistades bailando una coreografía entre parejas
adaptando las vueltas y pasos provenientes del son y manteniendo uniformidad. Lo mismo la hacían en dos líneas o
hileras (como vemos que le llaman a la Salsa L.A., que es el estilo que dicen inventaron en Los Ángeles, California, en
los noventa), pero la forma que más gustaba fue en círculo, por eso se conoció más, surgiendo así la RUEDA de
CASINO, populares primero en el Casino Deportivo de Miramar (en los te bailables) y en el Casino Español de Miramar
de La Habana, en la calle Prado.

Esta forma de bailar no se experimentó en New York, porque a la huida de Batista, no eran muchos los que la conocían
para traerla al exilio, ni fueron tantos los exiliados jóvenes que llegaron a la gran manzana. Ya lo he dicho en otras
oportunidades, solo una inmigración masiva pudo dar a conocer nuestro baile clásico en el exterior como la del Mariel
en 1980, que salieron en pocos meses más de 125,000 cubanos.

Todavía en 1992 en el condado Palm Beach nadie enseñaba a bailar “salsa” y mucho menos rueda, cuando yo empecé
a dar clases, que quince años después tuve que dejar de enseñar, cuando una rodilla me jugó una mala pasada, menos
mal que las escuelas han proliferado, aunque sean la mayoría del estilo “robot”.

En Cuba, con la necesidad de divisas que produjo el rompimiento del bloque socialista, muchos encontraron una buena
fuente de ingresos haciendo talleres de este baile, y las escuelas de rueda se internacionalizaron, gracias a esto
posteriormente en agosto del 2003 se llevó a efecto el primer Festival Internacional de Ruedas de Casino, en el
anfiteatro de Varadero, que fue un evento auspiciado por el Instituto Cubano de la Música, Habana Tour, Grupo
Internacional de Turoperadores, y Agencias de Viaje de Cuba, y participaron ruedas de bailadores de Matanzas, Ciudad
de La Habana y más de 600 norteamericanos. Fue el músico Adalberto Álvarez, el principal promotor de la idea.

El por ciento de los que conocen sobre este tema es muy ínfimo y eso que dentro de la isla se presume de instrucción.
En el exilio estamos peor, así es mejor ni mencionarnos, porque cuando se llega a la pregunta ¿cuál es el baile clásico
cubano? Si responden bien, no saben porqué otros lugares del mundo dicen que no es cubano, dejándonos como unos
plagiadores.

Los cubanos nos hemos acostumbrado a perderlo todo, desde que perdimos el derecho a vivir en una patria libre, a
elegir a nuestros gobernantes, a escoger el futuro de nuestros hijos. Por eso no sabemos ni cuál es el plato típico que
nos representa, ni conocemos como se baila el danzón (aunque algunos digan que sí, son poquísimos) y tenemos que
soportar que nos digan constantemente que nuestro baile clásico no nació en nuestro país. Estas mutilaciones las
arrastramos hacia el exilio, y buscando un nuevo camino para mejorar nuestras vidas nos olvidamos de conservar
nuestras raíces. Después de años, el que no ha sido víctima de la transculturización, ya le es más difícil encontrar el
camino para volver al origen.

Igual que el plato preferido nacional es la carne de cerdo asada con el arroz blanco, frijoles negros y yuca con mojo,
que comemos en Navidad, y en cualquier celebración, y no es el plato más representativo de Cuba, vemos que el Baile
Nacional no tiene que ver con el baile clásico que es el de la preferencia de la juventud desde hace décadas y que se
ha internacionalizado con el nombre de Salsa, y se ha desvirtuado y mal bailado en muchas partes del mundo, hasta por
los mismos cubanos, a tal punto que esos bailadores no reconocen que sea el mismo que se ha elaborado en la mayor
de las Antillas.

Espero haber complacido al lector y a muchos que como él les interesa este tema. Termino con una frase que encontré
leyendo
“El Baile”, de Luis Victoriano Betancourt, un clásico de la literatura cubana: “El baile es la risa de los pies,
y cuando el alma está alegre, gusta demostrar su alegría”.


Opiniones y sugerencias bienvenidos a mariaargelia@hotmail.com. Más trabajos de la autora puede encontrarlo visitando www.
mariaargeliavizcaino.com

Opiniones sobre este trabajo
pueden ser enviadas
escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com
Sección constantemente en
progreso, visítela próximamente
Otros diccionarios y notas de
importancia