Opiniones sobre este trabajo pueden ser
enviadas escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com
ESTAMPAS DE CUBA
POR María Argelia Vizcaíno

El Parque La Mandarria
e-mail  -    mariaargelia@hotmail.com
    En el término municipal de Regla, en la ciudad de La Habana, existe un
parque muy curioso que le dicen “La Mandarria”. Debe su nombre a un
monumento al trabajo representado desde 1927 por una estatua de un
hombre con una mandarria en sus manos. Lo más notable es que este hombre
fundido en bronce está desnudo, sin embargo, no he podido leer ningún
documento que nos cuente la polémica que ocasionó en su época esa
“desfachatez” y sí las objeciones porque fue impuesto por los miembros de lo
que fue el Partido Comunista de Cuba durante el primer mandato del
presidente constitucional Gerardo Machado y Morales (1925-29).

    
Entre los antecedentes tenemos que en 1848 se publica el Manifest der
Kommunistischen Partet (Manifiesto del Partido Comunista), escrito por Karl
Marx y Friedrich Engels. En 1864, Marx funda la Primera Internacional,
tratando de coordinar a los distintos movimientos revolucionarios y llegar a
lograr un estado comunista, formando en 1875 el Partido Social Democrático.
En 1889, se dividió entre los socialdemócratas que eran moderados y querían
la evolución pacífica hacia el socialismo y los radicales, que eran partícipes de
hacer una revolución para implantar la dictadura del proletariado. A este último
pertenecía Vladimir Ilich Lenin que encabezaba en 1903 el Partido Obrero
Social Democrático de Rusia, conocido como bolcheviques (que son los
mayoritarios). Después, que mediante su revolución toman el poder en 1917,
le nombraron Partido Comunista de Todas la Rusias y,  al crearse en 1925 la
URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se llama Partido Comunista
de la Unión.
    En el municipio portuario de Regla, La Habana, Cuba, entre 1920 a 1926
hubo un alcalde simpatizante de Lenin y su revolución, se llamó Dr. Antonio
Bosch Martínez, por tal motivo en 1921, mediante un decreto aprobó la
celebración del 1ro. de mayo “como una conmemoración universal”. (Bosch
era el hijo de un bodeguero, que comenzó trabajando como dependiente de su
padre y después de estibador en los muelles de la bahía, donde pronto se
relacionó con líderes sindicales influenciados por los ideales izquierdistas, de
ahí que integrara el Partido Liberal para dar comienzo a su vida política y ser
elegido como alcalde. Llegó a ser subsecretario de Agricultura, Comercio y
Trabajo y también representante a la Cámara. Fue remplazado por Fernando
Bosch que ocupó la alcaldía de Regla hasta 1933).
     El 18 de marzo de 1923 se fundó la Agrupación Comunista de La Habana,
y sucesivamente las de Guanabacoa, Manzanillo y San Antonio de los Baños.
Todas trabajaban unidas para crear el primer Partido Comunista de Cuba
(PCC), que quedó oficialmente fundado el 16 de agosto de 1925, dentro del
marco del congreso que contó con la participación de 18 asistentes, entre
delegados e invitados, y la colaboración directa del comunista canario
José
Miguel Pérez
(quien fue secretario general de dicho partido) y el mexicano
Enrique Flores Magón, en representación de la Internacional Comunista
(IC).
    Según argumenta Roberto Simeón en su trabajo “Páginas del movimiento
sindical cubano” (www.desdecuba.com/04/articulos/06_01.shtml):
“Se había
fundado el 16 de agosto de 1925, en los salones del Lyceum Lawn Tennis
Club, aristocrática sociedad femenina de la Habana. Su núcleo central estuvo
formado por elementos representativos de pequeños grupos compuestos por
artesanos y profesionales de clase media formados en las últimas décadas,
con poca coherencia ideológica, al calor del entusiasmo despertado por la
revolución rusa. Este partido no fue reconocido por la Internacional Comunista
hasta 1929, cuando comenzaban a imponerse la disciplina y la “teología”
soviéticas”.

    El 24 de enero de 1924, para honrar a Lenin, quien había fallecido unos
días antes (el 21 de enero), el alcalde de Regla,
Dr. Antonio Bosch, motivó a
la población para que se reunieran a las cinco de la tarde el día del sepelio del
líder bolchevique (27 de enero de 1924) en la elevación conocida hasta
entonces como la loma del Fortín, uno de los dos lugares más altos del
municipio desde donde se ve todo el Puerto y hasta la Academia de Ciencias,
pidiendo además a la población que guardaran dos minutos de silencio en las
fábricas, comercios y transportes y dictando una resolución con la que se
determinó plantar un olivo, nombrando a Lenin como “Gran ciudadano del
Mundo”, llamando en lo adelante al lugar como Colina Lenin. Este hecho
quedó plasmado en la historia de Cuba como el primer monumento al tirano
ruso fuera de su país.
    Esa misma noche del 27 vinieron simpatizantes socialistas desde muchas
partes de Cuba y se reunieron en el Palacio Municipal de Regla donde el
Alcalde Antonio Bosch y el representante de la Agrupación Comunista de
Cuba, el Dr. Francisco Escudero, dieron sus discursos proselitistas, donde el
mismo alcalde exhortaba a los trabajadores a que estudiasen la obra de Lenin
por considerarlo uno de los hombres más importantes en la historia de la
humanidad.
    El 1ro. de mayo, 1925, celebrando nuevamente el Día del Trabajo, el líder
estudiantil
Julio Antonio Mella habló en la Colina Lenin, y en su discurso
llamó al presidente Machado el “Mussolini tropical”.
    Es en otra celebración de los trabajadores, el día 1ro de mayo de 1927,
que Julio Antonio Mella inaugura el monumento al trabajo, en lo que se conoció
inicialmente como parque
“Antonio Iraizós”, que se levantó en homenaje a la
labor de ese intelectual como Secretario de Instrucción Pública en aquella
época. El parque lo ocupa la manzana ubicada por las calles Ortiz, Perdomo,
Benito Anido y Alburquerque.
     Mella fallece el 10 de enero de 1929, asesinado en México. El gobierno de
Machado durante su primer mandato entre 1925-29, tuvo una racha
económica favorable que le permitió cumplir con su lema electoral «Agua,
carreteras y escuelas» y mejorar al país con un gran programa de obras
públicas, pero al manipular su reelección, en su segundo período no tuvo la
misma suerte atravesando dificultades económicas por la «gran depresión»
desde la crisis de 1929 y al surgir protestas acrecentó la represión para
mantener el control, por lo que el pueblo se unió en huelga general para
derribarlo.
    Curiosamente el olivo sembrado en la Colina Lenin no es un olivo
mediterráneo, sino uno muy semejante llamado Olivo de Coabal, endémico de
estos ecosistemas, que ha tenido que ser plantado en varias oportunidades
debido unas veces al descuido y otras al vandalismo por parte de los
anticomunistas.
    Tras la caída de la dictadura de Gerardo Machado en 1933, un grupo de
jóvenes socialistas colocó una placa en el Parque de la Mandarria con la
siguiente frase de Mella: “Triunfar... o morir y servir de trinchera a los demás...
hasta después de muertos somos útiles”.
    Con el castrismo, como a casi todo le cambiaban de nombre le pusieron al
parque el de Julio Antonio Mella, pero el pueblo le siguió llamando Parque de
la Mandarria.
    Yo recuerdo el lugar siempre lleno de personas, como toda Regla que sus
habitantes a cualquier hora están en la calle. También recuerdo un guaguancó
alegórico que me enseñó desde niña mi primo Osmarito, y con éste cierro mi
artículo dedicado a uno de los lugares más emblemáticos del pintoresco e
inolvidable pueblo de Regla, que han querido darle fama de comunista-ateos
por estos hechos, cuando en realidad es el pueblo más religioso de nuestro
país. No sé el nombre de su autor, por eso no lo menciono, tampoco sé el
nombre del escultor de esa estatua que fundieron en España y trajeron a
Cuba para representar a la masa trabajadora, ni entiendo el motivo del por
qué lo dejaron desnudo, sólo cargando una mandarria. Si alguien lo conoce,
espero me escriba al e-mail mariaargelia@hotmail.com.

Guaguancó del Parque La Mandarria

En el parque La Mandarria
Anabana baná
Hay una estatua en el c
entro,
que significa el trabajo,
que representa el obrero.


Ese hombre que está encuero
Anabana baná
Que no tiene dignidad,
que el alcalde mandará
a poner un traje nuevo.
Y dicen los que lo vieron


Anabana baná
Que se echaron a reír,
porque lo van a vestir
con una tela preciosa,
porque se le ve una cosa
que no se puede decir.

(Rumbita)
(Coro) Que se le ve, se le ve.
Lo que no se puede decir
(Coro) Que se le ve, se le ve.
Una cosa que es así
(Coro) Que se le ve, se le ve.
(Coro) Que se le ve, se le ve
¡ADQUIERALO YA!
El libro "Guanabacoa la Bella"
TOMO I
Pulse aquí para detalles
No espere
que se lo
cuenten.
Obtenga un
libro histórico
y de historia
de
Guanabacoa.
Edición
limitada
.
Con fotos en colores especialmente
para esta página cortesía de Ivette
Rosario,
de Septiembre, 2006, y más.
Municipio de Regla
Para leer sobre los
vecinos de Regla