Osvaldo Farrés Rodríguez.- Compositor, pintor y pianista, autodidacta, uno de los compositores más interpretados de
Cuba con más de 300 canciones, y que jamás estudió música. Fue además publicista, diseñador gráfico, animador de
radio y TV en su propio programa El Bar melódico de Osvaldo Farrés. Nació el 13 de enero de 1902 en Quemado de
Güines, Las Villas. Muy joven se mudó para La Habana y entre diferentes trabajos que realizó, el que le abre las puertas
a su futuro luminoso fue cuando comenzó en compañías de publicidad donde realizaba diseños gráficos, creando
eslóganes con letra y música para anuncios comerciales que se hicieron muy populares,  llegó a ser el jefe de
publicidad de la cerveza Polar, y aunque no tocaba ningún instrumento, solo el piano de oído, logró internacionalizarse
como compositor. En la década de 1930 comenzó a componer, entre sus composiciones se señala que la primera la
escribió junto al compositor y cantante Ramiro Gómez Kemp titulada “Nuestro son”, de ahí en adelante le siguieron
temas que se convirtieron en clásicos como: la guajira-son Mis cinco hijos (de 1937, grabada por Miguelito Valdés entre
otros muchos); Mis cinco hijos se casaron (de 1940, popularizada por el Trío de Servando Díaz); Un caramelo para
Margot, (el cuarteto Los Modernistas); Y de nosotros qué (Hermanos Rigual);  Qué va (Olga Guillot);Piensa bien lo que
me dices (Los Panchos); Acaso llegarás, No sé qué voy a hacer (René Cabell); Déjate querer corazón (Bobby Capó);
Caminando, caminando (Conjunto Casino); No, no y no (Toña la Negra); Tú, tú y tú (Myrta Silva); Acaríciame (Ana María
González); Dime si te vas con ella (Hermanas Ávila); Estoy celoso (Leo Marini); La canción del día (Dúo Primavera);
Toda una vida, Súplica de amor, Estás equivocada, y Esta noche o nunca (Pedro Vargas); Madrecita, (Antonio Machín);
Acércate más (Sarita Montiel); Nat King Cole (Acércate más; Quizás, quizás y Tres palabras); Rolando Laserie (Para que
sufras y Estás equivocada), con la orquesta de Ernesto Duarte; Jack Sagué, primero, y luego por Beny Moré grabaron
“No me vayas a engañar); Bing Crosby ( Toda una vida en 1941, y Quizás, quizás (Perhaps, perhaps, perhaps, en 1951)
que después grabaría Doris Day entre otros muchos intérpretes extranjeros como Johnny Mathis, Maurice Chevalier,
Edith Piaf, Katina Ranieri, Lucho Gatica, etc. Por algo es considerado como uno de los más importantes creadores de
todos los tiempos, no sólo boleros también sones, guarachas, valses (Sombra de amor, Amor en primavera),
chachachás, congas como “La aplanadora”, que escribió en 1948 para la campaña electoral de Carlos Prío a la
presidencia de la República. También de sus canciones se hicieron versiones instrumentales grabadas por las
orquestas de Frank Porcell, Henri Mancini, Victor Young, Edmundo Ros, Stanley Black, Randy Brooks, Roberto Inglez,
Carmen Cavallaro, André Kostelanetz, Henry King, José Norman, Hugo Winterhalter, la BBC de Londres, Mantovanni y
Bob Everly.
En 1942, desde California Walt Disney lo contrata para el filme “Make mine music”, donde utilizaron su tema “Tres
palabras”, que titularían en inglés “Without You” y lo cantaría el archiconocido Andy Williams, de Iowa, EE.UU., y la
versión en español se llamó “Saludos amigos” y la cantó el mexicano Chucho Martínez Gil. En el filme “Easy to Wed”, de
Edward Buzzell, protagonizada por Esther Williams y Van Johnson, canta su tema  Acércate más (Come closer to me) el
barítono colombiano Carlos Ramírez. Otras películas que utilizaron su música son Embrujo Antillano (del español Juan
Orol, 1947); Siete muertes a plazo fijo (del cubano Manolo Alonso, 1950), ¡Viva la juventud! (del boricua Fernando
Cortés, 1956); Acapulqueña (del español Ramón Pereda protagonizada por la vedette cubana María Antonieta Pons, en
1958); Sube y baja (protagonizada por el mexicano Cantinflas en1958 donde baila el chachachá “En el mar”). Y la
españolísima Sarita Montiel cantó música de Farrés en seis de sus películas.
Desde el año 1946, y durante trece años se mantuvo en el aire, primero en la radio Cadena Azul y CMBF y después en
CMQ televisión su programa “El bar melódico de Osvaldo Farrés”, por el cual pasaron, entre otras famosas figuras de la
época, Maurice Chevalier, Josephine Baker, Nila Pizzi, Enzio Pinza, Lucho Gatica, Katyna Ranieri, Lola Flores y Nat King
Cole. Una vez al mes, celebraban “La Sala de Conciertos”, con las grandes figuras líricas: Manolo Álvarez Mera, y hasta
la orquesta de Paul Tsonka, con 101 músicos. En Nochebuena, celebraban La Cena de las Estrellas, muy cubana con
puerco asado, y fricasé de pavo. En 1957 dirigió desde ese espacio televisivo un homenaje nacional a Rita Montaner
que se convirtió en un maratón de varias horas en el cual participaron los más importantes músicos, cantantes y
actores de la nación.
Fue merecidamente reconocido en Cuba con la Orden Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, otorgada por el
Congreso de la República en la década de 1950 por el alcance internacional de su obra. En lo personal fue Fina del
Peso, su gran amor, esposa y musa inspiradora, que a pesar de que le llevaba 30 años, ella correspondió de la misma
manera. Penosamente la envidia de los más frustrados llegaron a decir que Farrés compraba sus canciones, esto se
divulgó después que se manifestó abiertamente en contra del gobierno totalitario de los Castro, que no toleran una
opinión contraria y se caracterizan por difamar a sus oponentes.
Aprovechando un contrato para escribir una zarzuela en España, salió al exilio junto a su esposa en 1962, radicando
definitivamente en West New York. En Cuba, por orden de Castro, sus secuaces saquearon su casa de la calle
Calzada, en el Vedado, quemando en el medio de la calle toda la música, las fotos con los más grandes artistas del
mundo, los discos atesorados por décadas. Fue de los pocos compositores de su época que podía vivir de los
derechos de autor (como Lecuona, Roig, Grenet). En el exilio continuó cosechando éxitos, entre los que se destacan
“Egoísmo”, que graba Celia Cruz en 1966, y otros famosos también le graban temas como Plácido Domingo, Julio
Iglesias, Luis Miguel, Paloma San Basilio, Charles Aznavour y muchísimos más. Falleció en New Jersey, Nueva York, el
22 de diciembre de 1985. Póstumamente un perfume ha sido bautizado como “Quizás, quizás, quizás”, una de las más
conocidas canciones Farrés, pertenece a la famosa firma española Loewe fundada en 1846. (Recopilación de María
Argelia Vizcaíno. Fuente consultada, archivo de la autora y los libros “1898-1997: Cien años de música cubana por el
mundo”, tercera edición, corregida, Fundación Musicalia, San Juan, 1999; y Música Cubana del Areyto a la Nueva Trova”,
de Cristóbal Díaz Ayala; entrevista de Armando López a Fina del Peso, en el 2005).
+

Opiniones sobre este trabajo pueden ser enviadas
escribiendo a mariaargelia@hotmail.com
autorizando su publicación
Sección constantemente en progreso, visítela próximamente
Espere un poco a que
termine de cargar
e-mail  -  
mariaargelia@hotmail.com
RECOMIENDA
DICCIONARIO DE TALENTOS ARTÍSTICOS CUBANOS EN EL EXILIO
Copyright © 2008 María Argelia Vizcaíno
Material de consulta con Derechos Reservados conforme a la ley
Queda prohibida la reproducción total o parcial de todo lo que aparece en esta página (web.
blog, etc.), por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar con la autorización previa,
expresa y por escrito de María Argelia Vizcaíno. Cualquier forma de utilización no autorizada le
será aplicada lo establecido en la ley federal del derecho de autor. Información puede encontrar
visitando
http://www.copyright.gov/
Por favor, no omita el nombre del autor ni la fuente de dónde
fue publicado cualquier escrito que copie y distribuya. Hay que
respetar los derechos de los autores, que es respetarnos a
nosotros mismos. Gracias.
María Argelia Vizcaíno