Actores

I
Dalia Iñiguez.- Actriz y
declamadora
Alberto Insua.- Actor de primera
(*)

Yolanda Insua.-

J
Violeta Jiménez (*)

K
Oscar Kare

L
Juan Lado
Jorge Lagos
Bolito Landa
José Llorems
Luis López Puente
Locutores:

I
Manolo Iglesias
Carlos Irigoyen

J

Joala

L

José Ignacio Lanza
Músicos, cantantes,
compositores y productores


I

Alberto Santiago Iznaga Palacios
.-
Director, saxofonista, clarinetista,
violinista, arreglista y compositor. Nació
en La Habana el 25 de julio de 1906 -
Falleció en Bayamón, Puerto Rico,el 16 de
abril de 1995.

J
Ricardo Juan.-
Cantante 1950-1991. (*)

L

Rolando Laserie
.- Famoso cantante de
música popular cubana y percusionista.
Germán Lebatard.- Saxofonista y director
de la orquesta Hermanos Lebartard.
Ernesto Lecuona Casado.- (6 de agosto,
1895 – 29 de noviembre, 1963).
(*)
Margarita Lecuona.-(18 de abril de 1910-
1981)
(*)
Salvador Lestapier.- Músico consagrado
de la armónica entre los seis mejores
instrumentistas del mundo de ese
instrumento.
Eddy Lester.-
Israel López "Cachao".-
Contrabajista.
Uno de los músicos más
trascendentales.
(*)
Delfina Luján de Macías.- Afitriona del
primer programa de belleza y ejercicios
Gimnasia rítmica con la profesora Delfina
Luján, que se trasmitía por CMQ-Canal 6.
Falleció en Miami el 20 de noviembre,
2007.
(*)
Margarita Lecuona.-  Compositora, cantante, bailarina, profesora de baile. Nació
el 18 de abril de 1910, en La Habana. Era su padre, Eugenio Lecuona, el cónsul
de Cuba en New York en 1913, primo hermano de Ernesto Lecuona, por lo que a
los tres años de edad fue a residir en dicho país, alternando las obligaciones
diplomáticas de su padre entre La Habana, New York y Europa, por los primero
10 años de su vida. Estudió en el Colegio Nuestra Señora de las Mercedes, en
La Habana y también en la capital finalizó la escuela primaria en el Colegio
Sepúlveda, para cursar el bachillerato que abandonó en el segundo año para
continuar con sus estudios de guitarra con la maestra de música Clara Romero
de Nicola, además de piano ballet  y canto, en Pro Arte Musical con el profesor de
ballet Yavorsky (quien la presentó como solista en Carnaval, de Schumann, con
gran éxito en el teatro Nacional). También recibió lecciones de canto con Julia
Lacignani. Estrenó su primera composición en 1930, acompañándose ella
misma con su guitarra, era el bolero “Soñadora”. Pero su primer gran éxito le
llega del recuerdo de un antiguo esclavo, que conoció desde niña y sus relatos le
inspiran Tabú, que le estrena el trovador Guyún, y posteriormente el maestro
Gonzalo Roig la presentó en uno de los conciertos de la Orquesta Sinfónica de
La Habana, e internacionalmente Antonio Machín la lleva a Nueva York en 1934, y
en 1935 la orquesta Lecuona Cuban Boys a Europa. En 1939 surge Babalú que
la Orquesta Casino de La Playa, y su extraordinario cantante Miguelito Valdés, la
internacionalizan. Tiene además en su haber unas trescientas canciones entre
las que se destacan: Eclipse; Por eso no debes; Negro gangá; Tocú (un canto
indígena); Nuestro amor; Dime; Señor, por qué; Amor Caribe; Mersé, la mulatita;
No hace falta decirlo; Canción de las palmas; Cuartito rosado;  De nada vale; Tú
lo eres todo; Bienvenido; Cariño bueno; En confianza; Otoño; Mi último amor; las
guarachas Contentura y Mi muñeco etc. .
En coordinación con los directivos de la radioemisora CMQ, los estudios de
ballet clásico fundó una academia de baile, que sus estudiantes actuaron en
1940 en el escenario del Nacional. Debido a su creciente éxito como
compositora e intérprete, tuvo que abandonarlo, por un contrato continuo por tres
años para cantar en la radio CMQ, de donde pasó a formar dúo con Olga Luque,
quien fue su alumna de guitarra. Posteriormente en 1942, fundó la orquesta
Lecuona Cuban Girls junto con Alicia Yanes (guitarra y segundo), Coralia Burguet
(guitarra y voz primo), y Margarita además de tocar la guitarra y cantar, es su
directora, arreglista, y diseñadora de vestuario. En 1943 sale en su primera gira
por todos los principales escenarios de Latinoamérica.
En 1947, casada con al artista argentino Pepe Armil (José María Armillas), fijó su
residencia en Buenos Aires, Argentina, y continúa una larga gira por todo el
continente y por Europa, regresando a La Habana en 1955 para cumplir contratos
de radio, teatro y televisión. De regreso a Buenos Aires en 1957 formó un trío con
los cubanos Michel Montes y José Casino, llamado Los Morabel. En 1969 decide
junto a su familia residir en Estados Unidos. Falleció en New Jersey en 1981,
con menos de 71 años. +
Delfina Luján de Macías.- Nació en Matanzas, hija de Delfina Fernández Porro y
el abogado Enrique Luján Pessino, destacado atleta y pionero en leyes de
divorcio que después inauguró un gimnasio en el Vedado. Se casó en 1942 con
el doctor Mario A. Macías y Betancourt y ambos  llevaron una linda carrera de siete
años en la televisión de Cuba, y 17 años como instructores de gimnasia.Fue
anfitriona del programa de belleza y ejercicios Gimnasia rítmica con la profesora
Delfina Luján, que se trasmitía por CMQ-Canal 6. Salió de Cuba en 1962. Fue
propietaria del gimnasio Delfina Luján Ladies Health Club en el antiguo Four
Ambassadors Hotel, en Brickell Avenue de  Miami y creadora además de una
dieta que ayudó a muchas personas con el sobrepeso. Falleció en Miami el 20
de noviembre, 2007, a los 84 años víctima de la enfermedad de Alzheimer, le
sobrevive su único hijo, Mario Mathias, arquitecto de Miami.
Recopilación de la
prensa de Miami: Diario de la Américas y El Nuevo Herald.
OTRA LEYENDA MUSICAL LLEVA SU
GLORIA AL FIRMAMENTO

FALLECIÓ “CACHAO” OTRO DE LOS MÁS
GRANDES TALENTOS DE LA MÚSICA CUBANA

POR MARÍA ARGELIA VIZCAÍNO

Emotivo y concurrido funeral se llevó a efecto en nombre de
uno de los más grandes músicos de Cuba y de América, el
bajista y compositor Israel López “Cachao”, quien falleció el
sábado 22 de marzo, de insuficiencia renal en un hospital
de Coral Gables, Florida.

Su féretro fue expuesto al público el miércoles 26 de marzo
desde las 4 p.m. hasta la medianoche en la iglesia católica
de San Miguel Arcángel, ubicada en el 2987 West Flagler
Street, de la ciudad de Miami, y en la misma iglesia se
efectuó el jueves a las 11 a.m. una misa ofrecida por el
conocido padre Alberto Cutié. El servicio funeral fue llevado
a cabo en el Memorial Plan Cemeteries & Funeral Homes,
donde concurrieron además de sus familiares, sus más
fieles seguidores y amigos, para rendir un último tributo, a
quien con sencillez y maestría supo ganarse el respeto y la
admiración de todo el que lo conoció.

Junto al féretro pudo observase entre cientos de gladiolos
blancos, sus trofeos merecidamente ganados como los
Grammy, y su contrabajo que recibió en el 2007 como
homenaje a sus 80 años de trayectoria musical,
exclusivamente trabajado por el pintor William Carmona.

Israel López, más conocido por Cachao, apodo que heredó
del segundo apellido de su abuelo, el también bajista
Aurelio López Cachao, nació en La Habana el 14 de
septiembre de 1918, curiosamente en la misma casa
donde viera la luz José Martí, el Apóstol de la
Independencia de Cuba en el año 1853. Entre sus grandes
logros se le señala el crear junto a su hermano el también
extraordinario músico Orestes López, un danzón con un
tumbao modernizado, que le nombraron Mambo, y que se
conoció como “El Ritmo Nuevo de Arcaño”, por ser
ejecutado en la famosa Orquesta de Arcaño y sus
Maravillas, que llegó a universalizarse diez años después
gracias al talento de otro gran arreglista como fue Dámaso
Pérez Prado, que lo elabora y se ingenia una lucida
coreografía.

Cuando
Cachao logra madurar sus descargas que formó
en 1957 para cubrir el tiempo libre de las emisoras de
radio, y que se hacen muy populares entre los músicos,
comienza el gobierno castrista a limitar todas las
manifestaciones de libertad, así que decide como la
muchos de los músicos cubanos y los amantes de la
democracia, tomar el camino del exilio, recomenzando su
carrera en New York en 1962, cuando se gestaba cambiar
el nombre a la música cubana por el de salsa. Como
ocurrió con otros grandes talentos de la música cubana
que escogieron vivir sin patria pero sin amo, la tiranía
castrista omitió su nombre de los catálogos discográficos,
y jamás se mencionaron sus logros, ni su música fue
escuchada, ni su imagen apareció jamás en los medios de
comunicación totalmente controlados por el estado.

Entre sus composiciones se destacan: Controversia de
metales, Mucho humo, Es diferente y la famosa Descarga
cubana, créditos que compartió con su hermano Orestes,
igualmente sus más de tres mil danzones. Más
recientemente, en 1994 escribió “El son no ha muerto”, que
demuestra una vez más su defensa casi solitaria de los
ritmos de Cuba.

A Cachao no le gustaba que lo reconocieran como un
exponente de jazz, como se empeñaron algunos en
nombrarlo, sino de música cubana. Para él lo que llaman
“mambo” o “jazzeos” era simplemente el “tumbao cubano”,
que creó resaltando el sonido de la tumbadora y el timbal,
al mismo tiempo que silencian el piano para dar
oportunidad a los demás instrumentos de sobresalir.

El firmamento se ha estremecido nuevamente con la
llegada de esta leyenda musical, pero la música universal
pierde a uno de sus más trascendentales exponentes,
asimismo los latinoamericanos que se han sentido
orgullosos de quien siempre defendió sus raíces, y Cuba a
uno de sus mejores hijos. ¡Descanse en paz Maestro
Cachao!
Relación de los artistas y músicos cubanos
fallecidos entre 2007 - 2008
PULSE AQUI

Relación de los artistas, músicos e
intelectuales cubanos fallecidos en el 2009
PULSE AQUI
Santa Cecilia, Patrona de los
Artistas. Celebración 22 de
noviembre
Elevamos nuestras oraciones por su
descanso eterno.
ERNESTO
LECUONA HIZO
CANTAR
AL MUNDO
Por: Lic. Antonio
Gómez Sotolongo.

Desde 1963, cada 29 de noviembre la música cubana está
de luto, porque en esa fecha desapareció físicamente
Ernesto Lecuona Casado, quien fuera prolífico compositor y
virtuoso instrumentista. Su padre, Ernesto Lecuona Ramos,
emigró a Cuba procedente de Santa Cruz de Tenerife, donde
había nacido en 1834. En la ciudad de Matanzas, alcanzó
notoriedad en el periódico La Aurora de Yumurí, y fue en esa
misma ciudad donde contrajo matrimonio con Elisa Casado
Bernal el 7 de noviembre de 1885.
Al año siguiente, Lecuona Ramos fungía como Director del
periódico El Comercial, en la capital cubana y nueve años
después, el matrimonio esperaba su duodécimo hijo.
Entonces los esposos decidieron establecerse en la
ultramarina villa de Guanabacoa, ciudad de nombre
aborigen y vecina de la ciudad de La Habana desde el siglo
XVI. Allí nació el 7 de agosto de 1895, quien, por la magnitud
de su obra musical, se colocaría entre los más importantes
compositores de América.
Cuando el niño tenía apenas un año, ya jugaba a tocar el
piano. Con sus manos colocadas en el alfeizar de la
ventana en actitud de tocar, le vieron sus padres más de una
vez, y ya a los tres años, parado sobre un cajón, porque su
estatura aun no le permitía estar sentado en la banqueta,
fue sorprendido repitiendo algunas melodías populares en
la época.  
A los cinco años de edad tocaba de oído todo un repertorio
de piezas, en las que figuraban el Himno Nacional cubano,
La Marsellesa y fragmentos de zarzuelas que fueron muy
populares en aquellos días. En 1903, el niño comenzó a
estudiar formalmente el piano con su hermana Ernestina, y
al año siguiente ingresó en el Conservatorio Carlos Alfredo
Peyerano. En 1908, publicó su primera obra musical,
titulada Cuba y América, un two-step, ritmo que se puso de
moda en Cuba por los días de la segunda intervención
norteamericana. Luego de cursar estudios en el
Conservatorio Peyerano, tomó clases con reputados
pianistas entre los que estuvieron el Maestro Hubert de
Blanck.  
Este ciclo de estudios formales tuvo desde 1907 algunas
fisuras. Las precariedades económicas de la familia,
compulsaron al joven genio a emplearse tocando en los
cines de barrio, creando obras para el teatro, dirigiendo
orquestas y haciendo de todo cuanto su talento de niño
prodigio le permitía. Aun no había cumplido los quince años
de edad y ya tenía estrenadas un puñado de obras en el
teatro Martí de La Habana, lugar en el que subían a escena
piezas de los más prestigiosos compositores cubanos, y
por donde pasaban en cada temporada un sinnúmero de
compañías extranjeras.  
Ernesto Lecuona Casado entró al mundo de la farándula
habanera a muy temprana edad, y con su gran talento
conoció y pudo interpretar todos los géneros y estilos de la
música. Su repertorio y su catálogo de creaciones lo
integraron obras populares y clásicas. Su ámbito era
extensísimo. Podía crear o tocar números llenos de
ingenuidad artística, pero era también un gigante al abordar
obras de gran calado. Estuvo siempre entre los más
importantes artistas del musical cubano, sin abandonar las
salas de conciertos.  
En 1912, Hubert de Blanck le organizó su primer recital de
envergadura y allí el novísimo artista interpretó, junto a obras
de Schumann, Gottschalk, Chopin, Liszt y Penderewsky, sus
Seis Danzas Cubanas. A este recital le siguieron muchas
otras presentaciones en las más importantes salas de
conciertos de Cuba.
En 1916, Lecuona viajó por primera vez a los Estados
Unidos. Allí, tocó durante cuatro semanas en el teatro
Capitol, y desde entonces nunca dejó de recorrer el mundo.
En 1924, viajó por España en unión de la violinista, también
cubana, Marta de la Torre, quien fuera primer premio del
Conservatorio de Bruselas. París, lo recibió en 1928, año en
el que otros cubanos habían triunfado en la Ciudad Luz.
Sindo Garay, Rita Montaner, Carmita Ortiz y Julio Richard,
estuvieron allí y fueron sensacionales.
En la prestigiosa sala Gaveau, de París, lo presentó su
compatriota Joaquín Nin, quien por entonces llevaba
muchos años en Europa. Fue una audición privada, pero
entre los asistentes se encontraban figuras prominentes del
arte musical; entre ellos, Maurice Ravel, Joaquín Turina,
José Iturbi y otros, quienes aplaudieron largamente al
artista. Fue en esa audición que le escucharon decir a
Ravel, refiriéndose por supuesto a Lecuona: “¡Eso es más
que piano!”. Poco después, Lecuona se presentó ante el
gran público en dos conciertos en la sala Pleyel de París.
Allí, el programa incluyó obras para piano solo, y piezas
suyas para voz y piano, que fueron interpretadas por la
soprano cubana Lidia de Rivera.
En 1931, viajó a México con un espectáculo musical cubano
integrado por renombrados artistas del género. En el mismo
año lo contrataron para trabajar en la musicalización de la
película  Canción de Amor, de la Metro Goldwin Mayer, que
fuera protagonizada por el barítono Lawrence Tibbet y Lupe
Vélez. Al año siguiente, volvió Lecuona a España, donde se
presentó tanto en recitales como con su orquesta. De allí
siguió por toda Europa y en el Lido de Venecia, en Italia, un
empresario le cambió el nombre a la orquesta Lecuona y
fue desde entonces que se conoció como la Lecuona
Cuban Boys.  
En ese incesante ir y venir, creaba y daba a conocer la
música cubana por todo el orbe, y sus canciones, zarzuelas,
y obras para piano eran de gran popularidad. María la O,
Rosa la China, Niña Rita, El Batey y tantas otras eran
aplaudidas en teatros de toda América.
Lecuona fue sensacional al interpretar la Rapsodia en Blue
de Gershwin, y también fue grande al crear su Rapsodia
Negra para piano y orquesta, que se estrenó en el Carnegie
Hall, de New York en 1943.
“Ernesto Lecuona hizo cantar al mundo con acentos
cubanos”, escribió Joaquín Aristigueta, en 1952, en un
artículo desbordado de admiración por el artista. Ninguna
otra frase sintetiza con tanta precisión el significado de la
labor musical de un artista, de un autor que atrapó en
sonidos el alma de todo un continente, de toda una cultura.
Nada más justo para definir a un artista imprescindible en la
historia de la música cubana.
En 1959, Lecuona regresó a la patria, ansioso por conocer
los importantes sucesos que estremecieron la isla de una
punta a la otra. El 6 de enero del siguiente año, justo doce
meses después de su llegada a La Habana, visto el caso,
retornó a los Estados Unidos. Fue su último adiós a Cuba.
Allá quedó todo su amor. Allá quedaron sus ancestros
culturales. Trashumante hasta el final, como tantos otros
artistas de gigante estatura, viajó en septiembre de 1963 a
Santa Cruz de Tenerife, lugar de origen de su familia
paterna, y allí le sorprendió la muerte en el Hotel Mencey.
Era la noche del viernes 29 de noviembre de 1963[U1] .

Publicado en Santo Domingo, el lunes 18 de diciembre de
2000, en el número 1,181 de la revista [A]hora.
Artículo relacionado sobre Ernesto Lecuona
PULSE AQUÍ
Alberto Insua
Alberto Insua.- Actor de primera. Nació
el 24 de septiembre de 1926 en La
Habana, Cuba. Se inició como actor en
un concurso radial que le permitió
protagonizar dos radionovelas que
rápidamente lo convirtió en uno de los
galanes juveniles más populares de la
radio y la televisión cubana en la década
de 1950. Se casó muy joven con la gran
cantante cubana Olga Guillot, aunque
su matrimonio duró muy poco tiempo.
En 1959-60 fue perseguido por sus
ideas anticomunistas y apresado por el
gobierno dictatorial de los Castro. Salió
de Cuba gracias a las gestiones que
realizara su comadre la cantante
mexicana Lola Beltrán. Radicó hasta su
muerte en México trabajando en el cine,
la televisión y el teatro, y dedicándose
finalmente a una granja avícola con
mucho éxito. Fue su primer trabajo la
telenovela "Lucía Sombra" de 1971 y su
último trabajo la telenovela "Tu historia
de amor" filmada en el 2003. Falleció
repentinamente el 14 de abril de 2003 a
causa de un problema a los 76 años de
edad.
Ricardo Juan.- Cantante. Nació en
1950. Era su nombre completo Ricardo
Juan González, pero usó como nombre
artístico solamente Ricardo Juan. Fue
llamado familiarmente como “Pupy”.
Falleció en Miami en 1991. Podemos
verlo en el programa “Buenas noches
Miami”, del canal 51 conducido por Pepe
Yedra.
www.youtube.com/watch?
v=VX8MOy1nXV4 y www.youtube.
com/watch?v=L-gIZ9prz5Q&NR=1
Además un video de la TV de Cuba en
1978 en el programa “Buenas tardes”
www.youtube.com/watch?
v=a_7wfJ83Bkc&feature=related
Foto de Dalia Iñiguez junto a Sarita Montiel en la película "Yo
no creo en los hombres".
(*) Más detalles en esta página.
Violeta Jiménez.- Actriz de primera clase. Se destacó en la radio de
Cuba, especialmente cuando fue la protagonista de “Doña Bárbara”,
adaptación de Félix Pita Rodríguez. Trabajó también en Cuba en la
primera versión televisiva de la famosa novela “El derecho de nacer” en
el canal 6 de CMQ de los hermanos Mestre Espinosa, entre febrero y
junio de 1952, transmitiéndose los sábados por la noche, interpretando
el papel de Isabel Cristina junto a los actores Carlos Badia (Rafael del
Junco); Salvador Levy  (Dr. Alberto Limonta) y otros. En 1957
protagoniza la telenovela “Historia de tres hermanas”, de Mercedes
Antón, que transmitían los domingos por CMQ, y trataba de una familia
aristocratica en la época colonial durante la guerra de Independencia,
coprotagonizada por  Maritza Rosales y Josefina Rovira junto a Enrique
Santiesteban. Igualmente en 1954 se destaca como pareja romántica
con Manolo Coego alternando con Raquel Revuelta y Enrique
Santiesteban, en la pieza teatral homenajeando a la tiple y actriz Luz Gil
(Veracruz, México 1895-La Habana 1957).
En el cine cubano trabajó en 1963 en la película del ICAIC, “Crónica
cubana”, dirigida por Ugo Ulive, escrita por Enrique Pineda Barnet y Ugo
Ulive, protagonizada por Pedro Álvarez, Juan Cañas y Adela Escartín,
junto a Luis de Tejada, Carmen Delgado, Sindo Triana, en el que Violeta
hizo el papel de “Isabel”. En el exilio en España fue la protagonista de la
telenovela española Rip Van Winkle junto a Ramón Durán, y Javier
Loyola (1973). Además protagonizó junto a Simón Cabido la telenovela
española “El teléfono” (1974). En el cine  trabajó en “Volvoreta”, filme
español del director José Antonio Nieves Conde, basada en la novela de
Wenceslao Fernández Flórez y el guión de José Antonio Nieves Conde,
protagonizado por Pilar Bardem, Xan das Bolas y Beni Deus, donde
Violeta hizo el papel de Doña Rosa (1973-1974); y en “Lucecita”, filme
hipano-argentino de 1976, basado en la novela de Delia Fiallo, bajo la
dirección de José Luis Madrid, protagonizado por Eloy Arenas, Juan C.
Cabrera y Alfonso Castizo. También trabajaron Analia Gadé, Juan Luis
Galiardo, Yolanda Ríos entre otros.

En la columna periodística “Luces y estrellas” de Morán Mariño escribió:
SE COMENTO MUCHO. En años pasados se comentó mucho en Miami,
que los milicianos come candela de La Habana eran: Violeta Jiménez,
Consuelito Vidal, Teté Blanco, Sonia Calero, Fela Jar, Cepero Brito,
Manolo Ortega, Severino Puentes, Alejandro Lugo, y Ramón Veloz y su
esposa Coralia y Reinaldo Miravalles. http://editoriallibertad.
com/content/luces-de-estrellas-21

En el libro “Todo lo dieron por Cuba” de Mignon Medrano, declara Cary
Roque: ‘Algo similar sucedía en la CMQ. A diario, las también actrices
Violeta Jiménez, Raquel Revuelta y Maritza Rosales, presionaban a
todas las demás para que se inscribieran en las recién estrenadas
milicias. "¿Cuándo vas a unirte a las milicias, Cary? El domingo hay
guardia". Esta pregunta se repetía con marcada insistencia. Un día, en
tono conminatorio, Violeta Jiménez la emplazó: "Estoy hablando contigo,
Cary Roque, ¿cuándo vas a ser miliciana?" A lo que Cary ripostó:
"Nunca, porque yo no nací para andar con un fusil arriba; yo tengo una
carrera, una educación, y me gustan los pantalones sólo como ropa de
sport, no como uniforme".
http://www.cubaeuropa.com/historia/La%20mujer%20y%20el%
20presido/Mujer8.htm

No sabemos si fue confundida con la actriz, declamadora y locutora
Violeta Casals (Violeta Teresa Casals Pérez, 1916-1992) quien fue la
voz femenina que de la emisora Radio Rebelde desde su nacimiento en
la Sierra Maestra y ocupó altos cargos políticos en la tiranía castrista.

Por la fecha de su participación en el cine español deducimos que se
exilia al principio de la década de 1970. Hace mención de su nombre
Evelio Taillacq en su famoso artículo para El Nuevo Herald “Con el
talento acuesta”, escribiendo su apellido con “G”: “Después seguirían
exiliándose más actores que continuarían sus respectivas carreras en
diferentes países, como Violeta Giménez, Teté Machado, Teresa María
Rojas --formadora de decenas de actores en el grupo Prometeo, del
Miami Dade Community College--, Flor de Loto, María Elsa Estanillo,
Miriam Acevedo, Julio Capote, Ada Béjar, Mario Martín --quien jugará un
papel importante como escritor y director en la radio y el teatro de
Miami--, Norma Zúñiga, Teté Blanco, Jorge Mar,…” http://www.
elnuevoherald.com/2008/05/30/217452_p4/con-el-talento-a-cuestas.html

Violeta Jiménez fallece en España, en circunstacias no confirmadas,
supuestamente se suicidó al tirarse del balcón de su apartamento en
Madrid, al ser abandonada por su pareja que la dejó por una cantante
cubana.
Recopilación de MAV especial para www.mariaargeliavizcaino.com

Opiniones sobre este trabajo pueden
ser enviadas escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com
autorizando sean publicadas
Sección constantemente en progreso, visítela próximamente
Otros enlaces y notas de
importancia
I - J - L
Categoría #VIII
Talentos Cubanos Fallecidos en el Exilio
Sería mejor no esperar a que mueran para conocerlos y aplaudirlos.
Los homenajes se dan en vida.
“Todo, el que copia el trabajo de otro y lo presenta como
suyo demuestra lo indigno de su origen”. José Martí
e-mail  -  mariaargelia@hotmail.com
DICCIONARIO DE TALENTOS ARTÍSTICOS CUBANOS EN EL EXILIO
Copyright © 2008 María Argelia Vizcaíno
Por favor, no omita el nombre del
autor ni la fuente de dónde fue
publicado cualquier escrito que
copie y distribuya. Hay que respetar
los derechos de los autores, que
es respetarnos a nosotros mismos.
Gracias.  
María Argelia Vizcaíno
Material de consulta con Derechos
Reservados conforme a la ley
Queda prohibida la reproducción total o
parcial de todo lo que aparece en esta página
(web. blog, etc.), por cualquier medio o
procedimiento, sin para ello contar con la
autorización previa, expresa y por escrito de
María Argelia Vizcaíno. Cualquier forma de
utilización no autorizada le será aplicada lo
establecido en la ley federal del derecho de
autor. Información puede encontrar visitando
http://www.copyright.gov/